¡Y no sonríes!

 

camino

El despertador cacaraquea el amanecer de la rutina. Estiramos los minutos hasta el último segundo “y más allá”. ¡Dorothy!, toca caminar por el camino de baldosas doradas, Ciudad Esmeralda te espera.

Entramos en nuestro mercado de abastos particular, donde comerciamos con nuestrohallar-el-tiempo principal activo, el tiempo. Activo que una vez lo das, lo pierdes para siempre…., ¡siempre!…., ¡siempreeeeeee!….. Estás dando vida para conseguir sueños, ya sean tuyos o los de otra persona…. Así un maravilloso día…., así un agradable mes…., así unos pesados once meses.

¡Y el doceavo mes!, descansó. El despertador se quedó afónico. Minutos de bolsillos rotos por donde se pierden los segundos. ¿Y Dorothy?…., Dorothy se ha tirado al barro, retoza como cuando era niña y estaba en casa de sus abuelos. ¡Dorothy!, ¿y el camino de baldosas de doradas?….¡poom!, ¡pham!, ¡puch!…., ya no es Dorothy, ¡es Batman!.

En hostelería, como en el resto de sectores, cuando atiendes a un cliente, atiendes a una persona que ha pagado con parte de su vida tener la oportunidad de “descuidarse”, y poder vivirla…. ¡Oriéntate al cliente!, no seas el reflejo de su mercado de abastos, haz qué se despreocupe y ….¡VIVA!.

vida

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s